domingo, 22 de febrero de 2009

20 comentarios:

Borja de Diego dijo...

Me gusta ser pobre.

fonts dijo...

Mientras no se recupere la confianza en los mercados financieros.. (bastante tiempo) habremos de habituarnos a vivir pobres para ser ricos. Mi duda es saber donde esta el dinero... un viejo profesor decía que el dinero ni se creaba ni se destruía simplemente cambiaba de bolsillo. Esto según la teoría económica es aberrante...y lo es. Engrasemos la máquina y todo resuelto... dinero para todo el mundo¡¡¡

P.d: hubo una etapa de nuestra historia reciente, en la que los billetes se usaban para encender lumbre. Mucho efectivo en manos del público... y la gente era pobre¡¡

roos_vroom dijo...

"Materialismo histórico" en términos marxistas... quise titularlo.

Marx decía que el capitalismo producía, en el individuo, un sentimiento de no ser capaz de controlar su propia vida. Los trabajadores se ven a sí mismos como una mercancía, una fuente de mano de obra. ¿No es normal, pues, desde esta perspectiva, que desaparezca la confianza? Despidos, corrupción por algo que ni siquiera llegan a comprender del todo... y encima, indiviualizados como embutidos del Mercadona...

Borja de Diego dijo...

La sociedad del espectáculo, de Guy Debourd. El hombre construye una sociedad que no llega a catar, de la que nunca podrá sentirse parte, porque no la ve. Construye cosas que no ve, que no lo alcanzarán nunca. Esta frustración es letal en los individuos de hoy.

fonts dijo...

No sería conveniente entrar en una espiral en la que el capitalismo es una molesta rama que no nos deja ver el bosque. Las teorías de Marx parten de supuestos muy extremos ¿qué es eso de que los trabajadores se ven como mercancía? Esta idea podría estar más acorde al siglo xix y las contínuas industrializaciones de occidente. (el empresario cambiaba máquinas por obreros) ¿hoy día? Me parece muy interesante la reflexión del chico que dice ''el hombre construye cosas que no ve''. Esa es una de la grandes claves de esta crisis. Hemos discernir economía real de economía financiera, y es está última la que ha hecho sentir al individuo mundos ficticios. El sistema capitalista no ha hecho aguas, lo que ha hecho aguas es su uso. Y ello lo explican los sistemas financieros. Amigos ERUDITOS.. refundan el sistema¡¡ El mundo está esperando a esa eximia mente que sea capaz organizar el escenario...
Una última consideración, seguiré siendo un entusiasta defensor del capitalismo controlado hasta un límite. El límite es aquella mente que se capaz de articular un sistema donde se elimine la avaricia y el espíritu de acumulación del indivíduo.
Mientras tanto es flucutemos....

Un saludo

fonts dijo...

fluctuemos

Borja de Diego dijo...

Pero si el Capitalismo nace precisamente para acumular. Y por tanto, materializa la avaricia.

Los trabajadores son mercancía en cuanto se los llama recursos humanos. El hombre como recurso lo coloca a la altura de una herramienta, un engranaje. Que además se puede cambiar en cualquier momento, y da igual que Pepe (o Paco, o Juan) sea un pesimista, o un soñador, o futbolero. La idea de mano de obra nos hace olvidar que se trata de personas.

fonts dijo...

Yo diría que la avaricia se materializa en la acumulación. No obstante, en términos comedidos avaricia y acumulación de forma controlada no es perniciosa. Hagamos retrospectiva en la etapa dorada del capitalismo. En esta etapa se llevaron a cabo políticas intervencionistas que pretendían controlar los mercados (llamémosle avaricia sostenible..jjeje ahora que está de moda) Pues bien, fue en esta etapa donde se pudo compatibilizar una eficiente asignación de recursos y redistribución de la renta. ESTADO DEL BIENESTAR¡¡... Eso era capitalismo.. ¿algo mejor?

Borja de Diego dijo...

Me gustaría que concretásemos en cuál fue la etapa dorada del Capitalismo. Porque estoy seguro de que para otra gente fue la etapa del hambre. Si el capital (dinero) es limitado, que yo tenga más implica que otro tipo (al que tal vez no conozco, tal vez sí) va a tener menos. Y realmente, no entiendo por qué hay que defender la acumulación. Es simplemente producción de bienes. Y los bienes están para hacer bien, no para acumularse.

Creo que el Estado de bienestar es el primer paso para la creación de la pecera, que limita y encierra al hombre. Y lo introduce en un sistema en donde ocupa el puesto de engranaje dentro de la máquina de producción. Y el hombre no es eso. El hombre nace para vivir, no para producir. Se produce para vivir y no al revés. Y ahí falla el Capitalismo.

fonts dijo...

Concretemos, Etapa dorada del capitalismo: 1945-1973. Esta etapa se caracterizó por una prosperidad general sin precedentes. El crecimiento económico fue sostenido y se extendió por la práctica totalidad del mundo. Consulte lo que crecieron economías del tercer mundo en este periodo. Le garantizo que no hay parangón. Todo esto .. ¿un milagro?. Para nada. Un grupo de señores se sentaron en torno a una mesa y pensaron..¿podemos articular un capitalismo más viable?. Bautizado como ''el nuevo orden económico internacional de Bretton Woods.. Gran Keynes.. (este tipo con su teoría económica arruinó el invento de las teorías ultra-liberales que para nada comparto). Dicho esto una última consideración, dice usted que quien tiene más dinero implica que otro tiene menos... pufff ¿de donde saca esa teoría? No la comparto. Respecto la acumulación. Acumular es generar excedentes. Cuando un empresario genera excedentes: invierte. La inversión genera puestos de trabajos. No lo negemos, genera riqueza. Se genera innovación y el mundo se desarrolla. Usted y yo nos comunicamos de esta forma, pues se generaron excedentes, se invirtió, se innovó.. y dado el caso aquí estamos...

Borja de Diego dijo...

Vale. No obstante, en los EEUU, los 40, 50 y 60 fueron años negros en los que afloraron maravillosos gángsters y nació, de hecho, la novela policiaca, gracias a ese ambiente de criminalidad. A partir de los 40 nace la Posmodernidad, viendo que todo eso que se vende, esa gran idea, ese orden, se quiebra por sí solo.

Lo de tener más y tener menos: imagina una cuerda. El dinero está contado. El dinero es el que hay. Si hay 10 y yo tengo 5, tú tienes 5. Si tengo 6, tú 4. Por tanto, la acaparación del 80 por ciento de los recursos por el 20 por ciento de la población, hace que el otro 20 por ciento de recursos quede para el resto de la humanidad.

Estoy de acuerdo con lo de la acumulación, aunque no comparto esa visión. Es decir, no hay que producir para acumular. Porque eso es tontería. Se produce porque hacen falta los productos. No tenerlos de sobra.

Un vídeo que me gustaría compartir y creo interesante: http://www.youtube.com/watch?v=5px_178MFEY

fonts dijo...

No lo neguemos hombre... fueron años de prosperidad. Has cometido un error conceptual importante. Un error que nos ayudará como ejemplo: el capital no es dinero en sentido estricto. Mire como se conforman los mercados de capitales: préstamos y créditos a medio y largo plazo, los bonos y obligaciones privados y las acciones. Su liquidez (convertibilidad en dinero) es variada y diversa. Su teoria de la cuerda... me remonta a los años del trueque¡¡¡¡. ¿usted y yo somos lo mismo? es curioso, según su ejemplo todo el universo estaría condenado a ser Pepe o Juan o Felipe. Todos en uno¡¡ ¿Qué mundo más aburrido no cree? ¿Por qué? Partiendo de su ejemplo: Imaginemos que partimos ustede con 5 y yo con 5. Hasta aquí todo muy bien. Ahora resulta que de esos 5 yo destino 4.5 directamente al consumo (considero que me reporta mas bienestar: haría viajes, haría rutas gastronómicas.... a gastar¡¡)
En cambio usted plantea una alternativa, diría '' yo 2 para consumo y 2.5 los voy invertir'' Por ejemplo en un mercado de capitales. Al cabo de un año nos encontramos, usted posiblemente tendrá más dinero que yo.. recibirá unos intereses, dividendos... (depende donde haya invertdio). ¿Si su ilusión era inventir y obtener una rentabilidad? ¿es malo? Yo diría que no, incluso diría que es necesario.
P.d El 0.5 que falta seria para los bancos¡¡...jajajaj por su labor como intermediarios financieros.

Borja de Diego dijo...

¿Ve como el Capitalismo se traduce directamente en ambición?

Es que invertir, es que ese mundo de finanzas, préstamos, es mentira o casi mentira. Lo que importa al final es el dinero. Y el dinero, que se traduce en oro (los billetes están para convertirlos en lingotes de oro, o alguna vez fue así) y el oro está en los bancos. Manejamos papeles que podrían no valer nada. Y encima, ahora manejamos papeles que representan a estos papeles.

Yo me quedaría con el trueque, y Juan, y Felipe. Porque con este sistema hay quien no tiene ni siquiera la posibilidad de poseer un papel que se puede intercambiar por un papel que se puede intercambiar por un dinero que se puede intercambiar por alimentos, o ropa, o refugio. No me convence el sistema por eso. Amén de que haya quien prospere.

fonts dijo...

Es usted algo pertinaz en sus arguementos..jeje yo le felicito por ello. Su teoría del dinero-oro, hoy día no es útil ni cierta. Ojalá lo fuese. Tristemente en 1971 la Administración Nixon lanzó una serie de medidas que acabó con el patrón oro por dolares. Se cambiaron los tipos cambiarios (si le gusta la política monetaria le aconsejo que se informe del colapso de Bretton Woods, verá como su teoría descansa en unos pilares inexistentes).
Bueno, llevamos ya una serie de entradas analizando el capitalismo, desde perspectivas distintas. Podíamos seguir mas, sin duda. Pero yo creo que sería conveniente para poner la guinda, que usted sucintamente planteáse su alternativa, la mía ya la conoce (Socialdemocracia y Keynesianismo) llamémosle ''capitalismo
social''..jajaj. ¿Cúal sería su propuesta de cambio?. Como diría una buena amiga euskaldunak hay que dar en la piedra, ''harrian eman''.
Un saludo

Borja de Diego dijo...

De acuerdo, hoy el dinero no se traduce en oro. Y eso es preocupante. Basta una señal de los grandes dueños del mundo (que los hay) para que los billetes sean sólo papel.

Entrar en alternativas es mucho más difícil. De hecho, para mí, la posición más sabia es la del "no" y punto, un "no queremos esto y nada más". Pero habrá que jugar, visto que usted propone su capitalismo social (y por cómo lo entiendo, un capitalismo con protección estatal y base social, creo que es lo que mejor funciona o ha funcionado hasta el momento).

Primero: creo en el mero intercambio, el trueque. Me remontaría a esa época tan libre, en la que cambio mi trucha por fresas porque ambas partes estamos de acuerdo. También me parece interesante la idea de pagar con sal. Creo en una re-educación del ser humano, cambiar drásticamente el contenido de la educación y la socialización para no lograr la supervivencia del sistema, sino su mutación. Cambiar la competitividad por la cooperación permitirá montar un estado comunista o neo-comunista. Habrá que reinventar el comunismo. Para seguir la línea de Marx, sus sueños, y decidirse pronto por la eliminación del Estado, y así el poder. Pero es muy difícil. Tal vez con otra mente y otro hombre.

fonts dijo...

El marxismo es necesario como movimiento crítico. La aportación de Marx es innegable para conocer errores del sistema. Tristemente el sistema democrático español a veces no deja que su representación y actuación se desarrollen libremente, como cualquier otra idea. ( Lo siento pero me indigna que existan partidos de corte fascista y otros en función de una serie de criterios muy discutibles no puedan). Indignante, espero no a ver saltido por los cerros de Úbeda, pero recientemente hemos tenido un buen ejemplo de lo que digo. Ante todo respeto las ideas, todas las ideas, incluída la suya. Y no puedo evitar señalarlo, porque usted me ha remontado a momentos apasionantes de discusiones y debates a bastantes amigos que comparten su afinidad marxista...le felicito pues usted tiene al menos una idea por lo que aquí ha expuesto, hablamos mucho de crisis económica y nunca de la crisis de ideas. Y esa es nuestra mayor crisis...

Un saludo

Borja de Diego dijo...

Exacto. Peor que muchas cosas que ocurren, son las que no ocurren. Que lo que diferencia al ser humano de todo lo demás es su capacidad para pensar y, por tanto, soñar.

Encantado de poder hablar de esto y con usted.

Berend Vroom dijo...

Feliz Cumpleaños, Rosa

fonts dijo...

Borja de Diego, me acabo de acordar de usted. Como un entusiasta keynesianista, cada vez que descubres más su vida, rozas casi la ''adoración'', hoy he descubierto el urbanismo keynesiano, su concepción del urbanismo. Fascinante. Pero no es este el tema. Todo viene por su penúltimo comentario, el contundente ''no y punto''. Quizás demasiado contumaz... me hizo alcanzar una conclusión, usted representa ese pensamiento marxista en pura esencia. Me estoy leyendo un libro de Joan Robinson (escuela Keynesiana)"Carta de una economista keynesiana a un economista marxista''. Esta mujer mediante un enfoque ecléctico sintetizó una brillante conclusión. A ver qué le parece:
''Marx representa el socialismo revolucionario.... Marshall, la defensa complaciente del capitalismo.... Keynes, la defensa desilusionada del capitalismo. Marx intenta comprender el sistema para acelerar su destrucción... Marshall intenta hacerlo aceptable .. KEYNES BUSCA DESCUBRIR QUÉ ES LO QUE FALLA EN EL SISTEMA CON EL OBJETO DE ENCONTRAR MEDIOS DESTINADOS A SALVARLO DE LA AUTODESTRUCCIÓN''

Un saludo. La insistencia es la clave del éxito¡¡ jaajja.

Borja de Diego dijo...

Pero no se quede usted en la destrucción del sistema. Marx presenta razones para acabar con él. Una, por ejemplo, su ansia de dominio. Y hablo de dominio humano. Posesión de fuerza de trabajo: y por eso tenemos "mano de obra" o "recursos humanos", palabras tristes para hablar de las personas, en nuestro imaginario.

En mi caso, desde mi subjetivdad: no me gusta el sistema, no lo considero justo, ni sincero, ni siquiera lo considero verdad o natural, y por eso prefiero destruirlo antes que arreglarlo.

¿Por qué hay que destruirlo? Para evitar que siga. ¿Para qué hay que destruirlo? Para hacer otra cosa. Y otra cosa de las personas, a ser posible. Pero ver en qué falla el sistema, eso es como arreglar una silla eléctrica.

(tampoco me gustaría que pensara que represento a Marx. He leído y visto muchas otras cosas posteriores, y algunas anteriores. Pero la gente suele leerlo mal, malinterpretarlo, o reducirlo al estereotipo de lo imposible, del loco y el comunista. Por eso lo defiendo)