lunes, 14 de julio de 2008

Soñando

Llegan las vacaciones. Sientes que todos tienen prisas, menos tú. Tus padres mueven cielo y tierra para acostumbrarse a tu presencia. Tus hermanos se van de vacaciones y se apresuran con sus maletas (Te roban el champú, la esterilla, la crema solar ¡y el algodón!) Tú no, tú eres bien consciente de la crisis, tan consciente que sólo te queda permanecer en casa, con tu cama, con tus libros, con tu cielo estrellado, con tus largas mañanas y tus largas tardes, con tus excursiones sudorosas y tus barbacoas grasientas, con tu periódico del domingo toda la semana… ¿hay algo mejor?



Una pequeña escapada con Luna y con Sara a una pequeña calita de Granada. Nos bañamos, nos quemamos, jugamos a las palas y filosofeamos bajo la sombra de un tinglado casero hecho con una piedra y un par de toallas. Cuando el sol desvaneció nos fuimos a comer pescado y ahí, una parejita, con las confianzas que se llevan en las finales de la eurocopa, nos acabo llamando la gringa (yo), la rubia y la motrileña. ¡Mis niñas son entrañables!

2 comentarios:

Dalven dijo...

que bien te lo montas Rosa =)



suena de bien eso de quedarse allí!

Luna dijo...

Ays, entrañable eres tu pequeña. Bonita foto ;)